miércoles, 30 de marzo de 2011

Me sanaste con TU bien.

Me sanaste con TU bien.

“Te sentías sola(o). Pensabas que el fin había llegado, pero no, YO estaba ahí y derrame mi bálsamo de amor sobre ti. Te sane, libere tu alma del cautiverio. Te limpie de todo pecado. Puse MI ESPÍRITU en ti. Para que estuviera siempre contigo. EL te guiará en tu caminar. EL está en ti para que sintieras mi mano y mi amor sobre ti. Para que te sean reveladas las cosas que no conoces. Para que veas cuanto te amo. YO pase por todo castigo cruel. Fui humillado, castigado, molido y derrame toda mi sangre por ti. Porque te amo, morí en la cruz. Hoy por mi sangre, por mi muerte y resurrección tienes vida eterna al aceptar mi sacrificio. Te sane y quiero bendecirte, abre tus manos y recibe mi bendición”. Mi querido hermano(a) agradece tu bien al SEÑOR. Me sanaste con TU bien. Te doy gracias por TU amor, por TU misericordia y por TU sacrificio. SEÑOR recibo TU bendición amen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada